Aceite de Trufa

En este artículo te revelamos la verdad sobre la preparación del aceite de trufa, las propiedades de las trufas y cómo se hace realmente este tipo de aceite.

Las trufas son hongos comestibles que crecen en las raíces de árboles leñosos. Se han identificado alrededor de treinta especies, de las cuales se han reportado hasta ahora que dieciocho son comestibles, siendo tres de estas las más valoradas en el mundo de la gastronomía. Su valor se debe a su valor como condimento-esencia gracias al olor y sabor que aporta a la comida.

La trufa blanca es la más cara y la de mejor calidad, seguida de la trufa negra de invierno que tiene un sabor un poco más fuerte. Finalmente tenemos la trufa negra de verano que se caracteriza por un olor más suave.

Las trufas como alimento

Las trufas se consideran un alimento ligero con mucha agua y rico en vitaminas B2, B3 y B9. Así como en minerales como el potasio, el fósforo y el selenio y en menores cantidades también aporta hierro, calcio, magnesio, manganeso y azufre. Biológicamente tiene un bajo contenido en grasas e hidratos de carbono. Gracias a sus componentes la trufa se recomienda para mejorar algunos aspectos de la salud, entre ellos:propiedades-de-la-trufa

  • Favorece el sistema circulatorio
  • Mejora el funcionamiento de los tejidos nerviosos y musculares
  • Previene los estados de fatiga
  • Controla la temperatura corporal
  • Mejora la oxigenación
  • Es beneficiosa en el crecimiento y cuidado de la piel, las uñas y el cabello
  • Mejora la actividad cardíaca y combate la anemia

¿Qué es el aceite de trufa?

Debido a que la trufa es un hongo que está compuesto por agua en su totalidad, hacer aceite a partir de la trufa resulta poco recomendable. Los aceites de trufa comerciales, que existen en la actualidad son aderezos hechos en su mayoría con aceite de oliva o aceite de uva.

Estos aceites han sido modificados de forma natural o sintética para que tengan olor y sabor a trufa. Las limitaciones a la hora de crear este producto radican en el alto costo que tienen las trufas naturales, es por ello que surgió la idea de crear un aceite que le otorgara el aroma y el sabor de las trufas a platos pocos costosos que estuvieran al alcance de cualquier comensal.

La modificación del aceite de oliva o de uva para transformarlo en aceite de trufa se hace añadiendo agentes sintéticos que emulan a las trufas. Cuando la modificación ocurre de forma natural se basa en la inclusión de ingredientes naturales que ofrecen resultados olfativos y gustativos parecidos a las trufas.

¿Cómo se hace el aceite de trufa?

Los procesos para elaborar tanto aceite de trufa blanca como aceite de trufa negra comerciales, son llevados a cabo en laboratorios. Sin embargo, existe una forma casera de hacer aceite de trufas. Consiste en rayar veinte gramos de trufa (ya sea blanca o negra) dentro de un frasco de vidrio que pueda cerrarse herméticamente. Seguidamente se le añade un poco de aceite de oliva extra virgen (preferiblemente). Una vez mezclado se coloca en la nevera durante unas doce horas, moviendo la mezcla cada seis horas. De esta manera se obtiene aceite de trufa o aceite trufado como también es conocido.

aceite-trufa-negra-aceite-olivaLa trufa es un hongo perecedero, tiende a perder su frescura a los pocos días de haber sido recogido, esto se debe a que su principal componente es el agua. Asimismo, la trufa no reacciona muy bien en contacto con aceites vegetales, por esto se recomienda su consumo dentro de los cinco días posteriores a su preparación. En caso de querer extender su vida útil, se recuerda que con el paso de largos períodos de tiempo la trufa dará paso a la formación de una bacteria, la cual produce las toxinas del botulismo.

Cabe destacar que con esta técnica el aceite adquirirá más o menos olor y sabor según la intensidad de sabor y olor que tenga la trufa (blanca o negra) con la que se haya preparado. Dichas características de la trufa están íntimamente unidas a su época de recolección, al tipo de trufa usado y a las características del terreno dónde fue recogida.

Propiedades del aceite de trufa

Como se explicó al inicio de este artículo las trufas son portadoras de una buena cantidad de vitaminas y minerales que al consumirlas favorecen la salud y bienestar general. Por el contrario, el aceite esencial de trufa blanca o negra, como se dijo anteriormente, no tiene trufas, por lo que dicho aceite no tendrá ninguna de las propiedades del hongo.

Es importante resaltar que el aceite trufado tiene como principal ingrediente al aceite de oliva o el aceite de uva, siendo el primero reconocido por su alta calidad. Por lo tanto las propiedades del aceite comercial de trufa dependerán del aceite usado en su preparación. Entre las cualidades del aceite de oliva cualidades cabe destacar:

  • Su contenido en vitamina E, que ayuda a prevenir la oxidación del colesterol malo
  • Favorece la absorción de fósforo y calcio, ayudando en el fortalecimiento de los huesos
  • Colabora con la buena digestión, evitando la acidez gástrica

Estos son algunos de los beneficios que se derivan del consumo de aceite de oliva, el cual está presente en el aceite trufado. Sin la presencia de este ingrediente durante la preparación del aceite trufado este carecería de valores nutricionales.

Existen controversias en lo referente a las modificaciones sintéticas que son llevadas a cabo durante la elaboración del aceite trufado comercial. Esto se debe a que para lograr el olor característico de la trufa se usa un componente llamado sulfuro de dimetilo (DMS), el cual es un compuesto orgánico del azufre. Dicho componente está fuertemente asociado a las emisiones de la fitoplantación de los mares y de la actividad bacteriana de los residuos orgánicos, entre otras actividades contaminantes.

Usos del aceite de trufa

Al preguntarnos para qué sirve el aceite de trufa, la respuesta más sencilla resulta de su valor en la gastronomía, área en la que sirve como condimento dándole sabor a las comidas. Algunas marcas cosméticas también lo usan dentro de las fórmulas de algunos de sus productos (champús y cremas rejuvenecedoras e hidratantes). Sin embargo, no se sabe a ciencia cierta si el ingrediente empleado es aceite trufado o es la trufa, ya que esta última es la que contiene las propiedades reconstituyentes e hidratantes que favorecen la piel y el cabello.

Para concluir se puede decir que la trufa es un alimento ligero, bastante delicado, perecedero, con altos valores nutritivos y no es fácil incluirlo en aceites. El aceite trufado solo es usado para obtener sabores y olores parecidos a la trufa pero no posee ninguno de los valores nutritivos de ésta.