Aceite de Vitamina E

Que la vitamina E cuenta con una gran cantidad de propiedades que ayudan a que el cuerpo esté a la perfección por dentro es algo que a nadie le sorprende. Sin embargo, también es muy útil para mantener el cuerpo a la perfección por fuera, y, por esa razón, hoy hablamos del aceite de vitamina E.

Propiedades y beneficios del aceite de vitamina E

La vitamina E es el nombre con el que, popularmente, se conoce al tocoferol, un antioxidante natural que se obtiene en algunos alimentos (aunque la forma de conseguirlo en cantidades óptimas es a través de suplementos alimenticios).

Esta vitamina, gracias a sus propiedades antioxidantes, ofrece una gran cantidad de beneficios para el cuerpo humano, ya que permite eliminar los radicales libres y mejorar el sistema inmunológico.

Pero… Y a nivel externo, ¿cómo puede ayudarnos?

En primer lugar, protegiendo la piel y el cabello. Las propiedades antioxidantes de la vitamina E contribuyen a una correcta circulación de la sangre, haciendo que ésta llegue a todos los capilares y, en consecuencia, permitiendo una mayor regeneración celular. La consecuencia es que la piel y el cabello aparecen mucho más sanos.

En segundo lugar, el aceite de vitamina E contribuye a los procesos de curación. Así, cuando se utiliza en las zonas quemadas por el sol, se ayuda al organismo a sanar más rápidamente, y, en consecuencia, a evitar que queden manchas (también funciona para evitar cicatrices, acné, etc.).

En tercer lugar, en el caso de que tengas la piel reseca o un cabello demasiado seco, puedes utilizar el aceite de vitamina E para alcanzar los niveles de humedad naturales, lo cual permite mejorar, al mismo tiempo, la salud y la apariencia física.

Aplicaciones y usos

A continuación te señalo algunas aplicaciones y usos comunes del aceite de vitamina E, para que conozcas toda la utilidad que puede brindarte:

1. Reparación de puntas abiertas

La vitamina E puede contribuir a mejorar la salud del cabello en varios aspectos, y uno de ellos es el de reparar las puntas abiertas. Tienes varias formas de aplicarlo, por ejemplo, mediante un champú con vitamina E.

Sin embargo, la mejor opción es utilizar el aceite de vitamina E como si de una mascarilla se tratase después de cada lavado. Sencillamente, lávate el cabello con normalidad y, una vez hayas terminado, utiliza el aceite como acondicionador durante unos minutos. Después, lávate con agua para eliminar el exceso.

Con esto, mejorarás la salud de tu cabello en general.

2. Acondicionador profundo del cabello

Como ya hemos señalado anteriormente, utilizar la vitamina E como acondicionador contribuye a mejorar la salud del cabello y, en consecuencia, su apariencia física, dotándolo de un mayor brillo y un mayor volumen.

Para utilizar el aceite de vitamina E como acondicionador, puedes optar por la opción mencionada en el punto anterior, o por calentar el aceite un poco antes de utilizarlo y, una vez esté caliente, aplicarlo y rodearlo con una toalla durante la noche (y lavándote la cabeza por la mañana).

3. Cura para las quemaduras solares

Como hemos mencionado en el apartado de propiedades y beneficios del aceite de vitamina E, éste es muy útil para reducir los problemas asociados a la irritación excesiva de la piel, como sucede en el caso de las quemaduras solares.

Bastará con utilizarlo como protector solar (aunque es más recomendable utilizar un protector solar para ello, la verdad), o, en caso de que la quemadura ya esté en tu piel, aplicar el aceite directamente sobre ella.

Te refrescará y, además, contribuirá a mejorar el proceso de recuperación, evitando manchas.

4. Remedio para el acné

El aceite de vitamina E también puede ayudarte a eliminar, sobre todo, las cicatrices por el acné (no tanto el acné en sí mismo, que tiene que ver con otros problemas que la vitamina E no alcanza a resolver).

Para ello, únicamente tendrás que utilizar el aceite de vitamina E encima de los granitos, y, poco a poco, verás cómo remiten sin dejar ningún tipo de marca. También puedes utilizarlo si has explotado alguno de los granitos y ves alguna pequeña marca que no quieres que perdure en el tiempo más de lo necesario.

¿Cómo se obtiene?

El aceite de vitamina E se extrae de aquellos alimentos que contienen la vitamina E, como el girasol, las nueces, el sésamo o las avellanas. Por ello, se recomienda que, además de utilizar el aceite de vitamina E, se consuman estos alimentos, para que el cuerpo ya cuente con la vitamina de forma natural y, así, obtener mejores resultados.

aceite-de-vitamina-e

Como puedes ver, el aceite de vitamina E te puede ayudar a solucionar una gran cantidad de problemas relacionados con tu aspecto físico, y lo mejor de todo es que no cuenta con ninguna contraindicación o efecto secundario… ¡No podría ser mejor!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *