Aceite de Oso

El aceite de oso no es muy conocido en comparación con otro tipo de aceites vegetales y animales. Sin embargo, su uso fue bastante extendido en el pasado y todavía se comercializa y se usa hoy en día para el tratamiento de la calvicie y para cabellos secos, siendo un aceite conocido en tratamientos de eliminación de la caspa.

El oso es un animal conocido por su increíble capacidad de acumular grasa. Esto forma parte de su estrategia de supervivencia, ya que los osos se alimentan de 6 a 9 meses y el resto del tiempo viven de los excesos de grasa acumulados en el cuerpo durante su hibernación.

aceite de oso

Historia y origen del aceite de oso

Se ha reportado que los nativos americanos fueron quienes atribuyeron propiedades a la grasa de oso capaces de favorecer el crecimiento del pelo, después de haber buscado remedios naturales y experimentado con muchas hierbas, plantas y otros sustancias que encontraban en la naturaleza. Finalmente, usaron la grasa de los restos de los osos que mataban para comer como remedio para el tratamiento de afecciones músculo-esqueléticas.

Las propiedades de la grasa o aceite de oso son variadas y su uso en Europa empezó aproximadamente en el año 1653, cuando se hizo popular como remedio para el tratamiento de la pérdida de cabello en los hombres. Esta creencia surgió a partir de la hipótesis de que como los osos son animales muy peludos, el uso de su grasa ayudaría a estimular el crecimiento capilar en el hombre. De manera que la grasa de oso fue comercializaba en forma de pomada por varias compañías de cosméticos hasta aproximadamente la Primera Guerra Mundial, siendo una de las marcas más conocidas en esos momentos la de una empresa londinense llamada Atkinsons.

El aceite o grasa de oso llegó a ser una comodidad demandada y costosa y en el siglo XIX, en muchas regiones de Norteamérica, la caza de osos con el objetivo de obtener aceite de oso se convirtió en un negocio muy lucrativo y esto dio lugar a una caza masiva de estos preciosos animales. Como dato anecdótico, debido a la cantidad de aceite de oso producida en un pequeño pueblo de Arkansas, éste llego a ser nombrado “Oil Trough”.

Actualmente, el aceite de oso se sigue asociando a la estimulación del crecimiento de pelo en general (barba, cejas, pestañas y cabello) y todavía se comercializa.

Obtención del aceite de oso y conservación

El aceite de oso se obtiene de la grasa del mismo animal, generalmente del oso pardo mezclado con un perfume para enmascarar su fuerte olor, normalmente se usan esencias de rosas, lavanda o aceite de almendras amargas. Sin embargo, antiguamente se creía que las mejores grasas de oso eran las extraídas de los osos rusos y debido a la alta demanda del aceite de oso a principios del siglo XX, algunos fabricantes llegaron a sustituirlo por otras grasas animales.

La grasa de oso se suele transformar en aceite ya que así se conserva durante más tiempo y ofrece una mejor consistencia para sus diversos usos. Además, es aconsejable guardar el aceite en la nevera una vez que el bote haya sido abierto.

Usos del aceite de oso

Son muchas las propiedades que se han atribuido al aceite de oso, a continuación enumeramos las más importantes:

1. Aceite de oso para el cabello

Una de las primeras utilidades que se atribuyeron al aceite de oso fue la de proporcionar un brillo intenso y suavidad al cabello. Este uso se hizo popular entre las tribus indias americanas, quienes llegaron incluso a usar la grasa de oso a diario para lucir y presumir de sus cabellos largos y brillantes, tanto las mujeres como los hombres. Normalmente, mezclaban el aceite de oso con hierbas para perfumar el pelo a la vez. A día de hoy el aceite de oso se considera un excelente acondicionador de pelo y se usa en el tratamiento de la caspa.

Algunas personas han afirmado que el aceite de oso es beneficioso para problemas de calvicie, sin embargo esto es un tema controvertido, con expertos a favor y en contra de esta afirmación.

2. Usos culinarios

El aceite de oso también se puede usar en la cocina, especialmente como aceite para freír y en la elaboración de pasteles, siendo considerado por algunos el mejor aceite para hacer la corteza de los pasteles.

3. Usos medicinales

Además el aceite de oso se usa para la preparación de bálsamos y cosméticos incluyendo remedios para tratar condiciones de los huesos, el reumatismo, dolores y molestias de músculos y tendones, quemaduras de sol, problemas de ligamentos, artritis y esguinces y para realizar masajes terapéuticos.

4. Otros usos del aceite de oso

  • Otro uso bastante popular del aceite de oso es como repelente de insectos.
  • La grasa de oso aplicada a ciertos materiales, ofrece una mayor resistencia y duración de los mismos. Este uso fue descubierto por una comunidad nómada que entrenaba osos y que se dedicaba la construcción de objetos hechos a partir de huesos a los que aplicaban grasa de oso. Además algunas tribus indias lo usaban en sus arcos y solían usar la grasa de oso como agente impermeabilizante para tratar el cuero. Se le considera un excelente fortalecedor para piezas de metal y de madera y es útil para la protección de barriles, cuchillos y otros utensilios, ya que detiene la corrosión y la oxidación causada por la humedad.
  • Uno de sus usos principales en el pasado era como combustible para lámparas, ya que al quemarlo produce una llama que parece no desprender humos. Se estima que con unos 50 gramos de aceite de oso mantenía encendida una lámpara por aproximadamente una hora.
  • Existen registros que dicen que se usaba en la predicción del clima. La manera en que esto se hacía era poniendo un bote de grasa de oso en una ventana orientada hacia el sur y dependiendo de la apariencia de la grasa se podía predecir el tiempo. Los cambios en la consistencia que la grasa de oso estarían sometidos a cambios de presión y temperatura.

No existe evidencia científica fuerte de que el aceite de oso sea efectivo en la reducción de las estrías, para ello son recomendables otro tipo de aceites como el aceite de argán, el aceite de oliva, el aceite almendra, el aceite de ricino o el aceite de coco.

Controversia sobre el aceite de oso

Existe mucha controversia sobre el aceite de oso, ya que para obtenerlo es necesario cazar a estos seres maravillosos y existen otros muchos aceites y remedios que pueden ser usados para el tratamiento de todas las afecciones descritas en este artículo. Además el aceite de oso se ha presentado como un aceite que facilita el crecimiento del pelo en personas calvas, una de las razones por las que se hizo popular. Sin embargo existen fuentes que lo consideran un mito.

 

Guardado en Blog Etiquetas:

15 Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *