El aceite de lavanda

La lavanda es un aceite de gran arranque. Es seguro, relajante y muy versátil. El aceite de lavanda es uno de los aceites gracias al cual la aromaterapia ha revivido. A lo largo de la historia la lavanda ha sido valorado por sus impresionantes poderes curativos y estas propiedades curativas son las que lo convierten en uno de nuestros aceites esenciales más importantes. No sólo es un antibiótico natural, antiséptico, antidepresivo, sedante y detoxificador, sino que también es capaz de promover la curación de heridas y prevenir la cicatrización. La gran mayoría de los aceites esenciales necesitan ser diluidos en un aceite portador (tales como, el aceite de semilla de uva o el aceite de almendras dulces) antes de poder ser usados, pero el aceite de lavanda es excepcional porque es un aceite tan suave que se puede utilizar directamente en algunos casos. La aplicación de una gota en la venda de una tirita, por ejemplo, puede acelerar el proceso de curación y puede proteger a la piel contra una infección.

lavanda-para-dormir

Una gota de lavanda en la almohada, o unas cuantas gotas diluidas en un baño por la noche pueden ayudar a dormir. Si usted es una persona nerviosa o ansiosa, puede poner una gota en un algodón y olerlo a lo largo del día para calmar los nervios.

Por sí mismo, el aroma de la lavanda es distintivo y a la vez ligero, es un aroma floral que tiene un efecto calmante sobre la mente. El aceite de esta planta es útil por su capacidad de llevar a la mente y al cuerpo a un estado de equilibrio. El aceite de lavanda también se puede utilizar en una mezcla de masaje o en el baño para aliviar el dolor muscular, ya sea causada por tensiones, ejercicio físico o reumatismo. Para su aplicación como aceite para masajes, se recomienda masajear suavemente en la parte inferior del abdomen. La lavanda además ayuda a aliviar el dolor menstrual.

Debido a su naturaleza suave es ideal para niños y para bebés. La lavanda es útil para infecciones de la niñez, así como para calmar rabietas y molestias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *